miércoles, 29 de julio de 2015

RELATO: El final de la liga, de Miguel Angel de Rus

La tensión acumulada durante toda  la tarde del domingo sobrepasó los límites soportables, y las masas de gente salieron hacia la plaza de Cibeles tocando el claxon de sus coches, lanzando potentes petardos y coreando el nombre de su ídolo, Valle Inclán. La transmisión televisiva por la cadena privada de mayor audiencia y por las principales radios españolas de la lectura dramatizada de la Sonata de Otoño había sido un éxito, y todos los hinchas de Valle Inclán, tras el clamoroso final de la interpretación, se lanzaron a la calle a mostrar su explosiva alegría.
Cientos primero; miles, después, llegaron a Cibeles; los más osados se lanzaron al agua de la fuente de la diosa, pero sólo uno, el más atrevido, fue capaz de subirse a la escultura y ponerle a la diosa griega al cuello una bufanda con los colores de su club, rojos y negros, el de los seguidores de don Ramón del Valle Inclán.
            Los hinchas coreaban cánticos rituales y recitaban poesías alusivas a la grandeza de su héroe. Allí estaban las principales cadenas nacionales y regionales de televisión con sus unidades móviles, preparadas para informar del glorioso momento, con el que abrieron los informativos de la noche, en los que un tipo repeinado y canoso, de traje azul y corbata amarilla, anunciaba con sonrisa triunfal el dichoso advenimiento de la fiesta literaria. Era la fiesta de las letras, a la que, en el momento de iniciarse la conexión, habían acudido más de doscientos mil madrileños y forasteros de toda la patria dispuestos a no perderse la fiesta anunciada.
            En esos mismo momentos, en la Plaza de Neptuno se reunían decenas de miles de ultras seguidores de Joyce, que celebraban la fiesta de las veinticuatro horas del Ulises, motivo por el cual se había cortado durante todo el fin de semana el tráfico de la principal avenida madrileña y docenas de autobuses esperaban en medio de la calle a que sus ocupantes acabaran la fiesta para volver a sus ciudades de provincias. Gargantas mayoritariamente juveniles coreaban “Ulises, Ulises, Ulises” y mostraban orgullosos al cielo madrileño las bufandas de su club, amarillas y marrones, con la silueta de Irlanda dibujada en el medio.
            En las aceras, grupos de muchachos con las caras pintadas de amarillo y marrón y la silueta de Irlanda dibujada en la frente, se agolpaban ante los puestos donde se servía vino blanco como orines de archiduquesa, cerveza fría y casquería en salsa. Todo bajo la mirada satisfecha de la delegación dublinesa.
            Una orquesta de cámara había improvisado su escenario en los jardines de un banco, y por los inmensos altavoces sonaban las más destacadas obras de la música clásica, las cuales llenaban el aire primaveral madrileño de un aroma de ilusión sublime y grandeza de espíritu. Aunque sólo estaban las cámaras de una de las televisiones locales y algunos reporteros radiofónicos no importaba que no se pudieran enviar más imágenes al mundo, los principales corresponsales de los medios escritos más prestigiosos del mundo tomaban notas sobre el acto para informar al planeta del glorioso acontecimiento. Todos los países de cultura esperaban el final de la liga literaria española, en el que cada club ofrecía lo mejor de sí, y el club del dublinés era especialmente seguido por la prensa internacional.
            Y Proust… Proust tenía su club, más modesto, en el barrio obrero de Vallecas. Era el club con menos asociados de la capital de España, pero el más elitista espiritualmente. Eran consideradas tradicionales en todo el sur de Europa las fiestas que se hacían frente a la Asamblea de Madrid y el Centro Comercial, alrededor de la fuente. Durante el fin de semana de cierre de la liga manaba agua con los colores del club, azules y dorados; los principales intelectuales independientes del país –los que no comían del pesebre de ninguna facción política-, acudían a leer fragmentos de la obra del autor francés; en una de las paredes de la Asamblea se proyectaban fotos del genio, y al mediodía y la media noche, durante un minuto, la imagen de su tumba, negra, en mármol, en el cementerio de Père Lachaise. Decenas de jóvenes aspirantes a la gloria literaria acudían vestidos como si fueran dandis de finales del S.XIX o comienzos del siglo XX, y las muchachas de las mejores familias procuraban no perderse la fiesta, para así conocer –en aquel ambiente sublime- a los que podrían ser futuros padres de sus hijos. Todos los años acudían, de forma gratuita, generosa, desinteresada, los principales tenores y las más importantes orquestas a coronar su carrera actuando en tan magna fiesta. En esta ocasión eran Yoyo-Ma y Bobby McFerrin quienes actuaban y llenaban las calles vallecanas con el sonido portentoso de la voz y del violonchelo interpretando el Andante del Concierto en Re Menor para dos mandolinas de Vivaldi. Los periódicos literarios y musicales del planeta habían enviado a sus mejores profesionales para informar y la prensa especializada en moda tomaba fotos y apuntes sobre el modo de vestir de los oficiantes, que, sin duda, sentaría cátedra durante los doces meses siguientes.
Los traductores de Proust celebraban su congreso anual, animados por el mejor armagnac, y no había niño que no pidiera un autógrafo a su traductor favorito. Una muchacha morena, esbelta, de poco más de quince años, sufrió un ataque de histeria al recibir la firma en su camiseta del más prestigioso de los traductores. Todo el mundo comprendió que no era para menos. De vez en cuando algún adolescente atrevido osaba pedir a uno de aquellos grandes hombres hacerse una foto que, sin duda, sería rápidamente ampliada y puesta en la pared de su habitación.
            Era el gran día de fiesta nacional, sólo había un pequeño grupúsculo que no celebraba los grandes acontecimientos literarios; una secta minoritaria, a la que nunca se prestaba atención en los medios de comunicación, y cuando se hacía era casi por obligación, de forma folclórica: los aficionados al fútbol. El Real Madrid acababa de ganar su trigésimo primera liga y sus pocos cientos de hinchas se habían repartido por una docena de cafés para celebrar –casi en la clandestinidad- su éxito. Parecía como si hicieran algo delictivo cuando coreaban bajito su frases rituales, “alirón, alirón”, “a por ellos, oé, a por ellos, oé”, “Raúl, selección” un grito que nunca se dignaban en reproducir los malditos medios de comunicación, siempre pendientes de los gustos mayoritarios, de la literatura, el teatro, la música clásica, la escultura y la arquitectura.
            –Si fuéramos más, nos harían caso, pero, ya se sabe, los medios sólo se preocupan de los libros y el arte, los gustos de la mayoría, de lo selecto.  –Se lamentaba un joven airado, apoyado en la barra del bar.
            –No hay respeto para las minorías –respondía un anciano que había dedicado cincuenta años de su vida a destrozarse la garganta coreando el nombre de su club, mientras devoraba en el rancio bar un plato de callos en salsa, acompañado de un buen vino manchego.
            De madrugada, los servicios de limpieza trabajaron denodadamente para recoger algunas partituras caídas en la Castellana, dos libros desencuadernados que se encontraban a los pies de la Cibeles y media docena de folletos en danés y noruego que habían quedado bajo la parada del autobús, en Vallecas. Los buenos hombres de chaleco reflectante siempre se quejaban de aquellas multitudes cultas.
            –Si todos los aficionados fueran como los del fútbol, otro gallo nos cantara. Esos sí que no manchan, tranquilitos, en sus cafés.
            Las furgonetas comenzaban a llevar a los puestos de prensa los diarios, en cuyas portadas las fotos de los homenajes a Proust, Joyce y Valle Inclán ocupaban el lugar principal, según la escuela literaria de la que fuera partidaria cada medio. 

RELATO EXTRAÍDO DEL LIBRO
Extraña noche en Linares, M.A.R. Editor http://www.mareditor.com/narrativa/LinaresRUS.html 
También puede leerlo en el Periódico Irreverentes http://periodicoirreverentes.org/2012/08/16/el-final-de-la-liga/
Y en http://www.miguelangelderus.com/2015/07/relato-el-final-de-la-liga.html 

miércoles, 22 de julio de 2015

M.A.R. Editor en la Semana Negra de Gijón 2015


M.A.R. Editor presentó en la Semana Negra 2015 su mejor novela negra y su proyecto Mujeres en la Historia dedicado a la recuperación de grandes mujeres, a través de la visión de destacadas escritoras. En la mesa, de izquierda a derecha José Luis Caramés Lage, Óscar Fernández Camporro, Pedro Antonio Curto, Miguel Angel de Rus, Salvador Robles Miras y Monserrat Suáñez.

¿Qué presentó M.A.R. Editor? Dejamos que lo cuente el periódico oficia de la Feria, A Quemarropa: "La actividad en la carpa del Espacio A Quemarropa finalizó por este año con la presentación de MAR editor, cuyo responsable, Miguel Ángel de Rus, acudió acompañados por Pedro Antonio Curto y cuatro de los autores de su catálogo: José Luis Caramés Lage, Óscar Fernández Camporro, Salvador Robles Miras y Montserrat Suáñez. El primero es el autor de Asesinatos con arte, en la que este profesor de literatura inglesa de la universidad de Oviedo presenta un relato de suspense en el que un asesino mata a músicos de una orquesta sinfónica por el placer de hacerlo y por componer unas escenas basadas en momentos de la historia del arte pictórico. Fernández Camporro, por su parte, es el creador de Regresa a Riverthree, libro que definió como "un western" ambientado en la actualidad en los Estados unidos, aunque los crímenes que recoge justifiquen su aparición en esta colección de género negro. Se trata de la segunda de las seis novelas que, aun contando una historia independiente, dibujan un mundo propio ambientado en un pueblecito de las montañas Rocosas. La exclusiva del asesino es la novela de Salvador Robles Miras, "escritor vocacional que escribe para aprender de lo que sé y de lo que no sé", tal y como se definió él mismo. Miras confesó su atracción por una de las condiciones del ser humano, la violencia, un elemento en el que bucea en esta obra, para la que, según apuntó, tuvo que meterse en la mente de un asesino. En este ejercicio aprendió que "desde la mente de un asesino, la sociedad es atroz". 



Completó la presentación Montserrat Suáñez con la segunda parte de Proyecto mujeres en la historia, en la que colabora con otras autoras para rescatar a mujeres que dejaron su impronta y entre las que se encuentran escritoras, periodistas, arqueólogas, luchadoras contra el nazismo y por los derechos civiles, etcétera. Según explicó, ya están trabajando en un tercer volumen que estará centrado en la Ilustración. y así finalizó esta jornada y se echó el cierre a la carpa por este año. Se hace extraño no invitarles a que nos acompañen esta tarde en alguna cita ineludible, pero no se preocupen, volveremos el año que viene. Seguro.


Como siempre, la carpa de conferencias estuvo llena.



Monserrat Suáñez y Vera Kukharava hablan justo después de la presentación del Proyecto Mujeres en la historia.



Los autores aprovecharon para hacerse una foto de grupo del final del acto, de izquierda a derecha José Luis Caramés Lage, Salvador Robles miras, Miguel Angel de Rus, Pedro Antonio Curto, José Manuel Fernández Argüelles, David J. Skinner y Monserrat Suáñez.

Caramés Lage, Salvador Robles Miras, Luis Sepúlveda, Miguel Angel de Rus y Óscar Fernández Camporro.


Los autores de M.A.R. Editor compartieron un rato de charla con otro de los grande de la novela negra, Carlos Salem


Y como no, no podía acabar la tarde sin una foto con Pedro Antonio Curto, José Luis Caramés Lage,  Óscar Camporro, Salvador Robles Miras, Juan Ramón Biedma, Miguel Ángel de Rus,  Monserrat Suáñez, y todavía por ahí, Carlos Salem.

martes, 21 de julio de 2015

Lecturas eróticas en Ediciones Irreverentes en EL PAÍS

Si algo tenemos que agradecerle a 50 Sombras de Grey, esa mala saga de novelas y pésima película, es que haya puesto de nuevo el foco de atención en la literatura erótica, haya conseguido que mucha gente reconozca, sin pudor, que practica lo que Luís García Berlanga llamó “leer con una sola mano”, y hasta que algunos lectores se atrevan a ir en metro con títulos como Memoria sexual de una estudiante a tapa descubierta, es decir, sin forrar el libro con el pudoroso papel de periódico. No solo eso, el afán por leer 'cosas sucias' va en aumento hasta tal punto que Scribd, la biblioteca digital que funciona como Spotify o Netflix, y que permite descargar a sus usuarios un ilimitado número de títulos por solo 8,99 dólares o 5,78 libras al mes, ha decidido retirar de sus 'estanterías' la literatura erótica y romántica debido a que la voracidad de los lectores de estos géneros hace que el negocio no les resulte rentable, ya que Scribd paga a las editoriales por cada libro leído.
Miguel Ángel de Rus, es escritor y editor de Ediciones Irreverentes, única editorial en España que cuenta con una colección de novela erótica, llamada Incontinentes. Miguel Ángel distingue entre dos fenómenos a tener en cuenta en este auge de la narrativa subida de tono. “Hay mucho cotilleo en Internet respecto a este género y la gente entra en nuestra página a ver libros. Putas de fin de siglo –escrito por el propio de Rus– es uno de los que cuentan con más visitas, pero tal vez es porque el título les provoca curiosidad. Sin embargo, esos no son los auténticos lectores. El aumento de ventas en erótica se ha incrementado desde el 'fenómeno Grey' en un 10% en librerías y en un 50% en Internet, y los compradores son en su mayoría hombres, contrariamente al resto de los géneros, en los que la mujer es la mayor consumidora”.

Autores contemporáneos y clásicos de la literatura erótica 
Lo bueno de la colección Incontinentes es que mezcla a autores de hoy con reediciones de clásicos. Entre las recomendaciones de su editor están: Voyeur (Incontinentes), una antología de relatos que gira entorno al voyerismo y al candaulismo –cuando alguien disfruta exponiendo a su pareja a desnudarse o a realizar actos sexuales con otras personas–. Hay relatos de autores clásicos como Pierre de Bourdielle o Charles Derennes y contemporáneos como Antonio Gómez Rufo, Álvaro Días Escobedo o el propio Miguel Ángel de Rus. Otra antología de la misma editorial es Relatos Fotoeróticos, inspirados y acompañados, cada uno de ellos, con una fotografía, y que trasladan al lector a distintos escenarios: el rodaje de una película porno, un club de intercambio de parejas o la solitaria habitación de un fetichista.
Decir deseo, de Pedro Antonio Curto (Incontinentes), es otra de las joyas de esta colección. El comentario que hace Antonio Gómez Rufo, en su prólogo, no puede ser más revelador: “Si algo puede afirmarse de Decir deseo es que estamos ante verdadera literatura, ante una novela que, de clasificarse en un género concreto, estaríamos minusvalorándola”. Un minero que va a morir contrata a una prostituta extranjera para pasar con ella los últimos días de su vida en un cobertizo abandonado. El lector sigue la historia desde dos puntos de vista: el de los protagonistas y el de un tercero, que los observa desde una cerradura.
Entre los clásicos más deliciosos, reeditados por esta colección, destacan Las hazañas de Un joven Don Juan, de Guillaume Apollinaire, que según de Rus, “es la conjunción perfecta entre erotismo e ironía extrema. Es muy desproporcionada, casi surrealista”. El libro cuenta la historia de Roger, el hijo de un matrimonio de la alta burguesía francesa, que pasa unas vacaciones en un castillo en el campo con su madre, tías y hermanas. Durante ese tiempo llevará a cabo todas las perversiones posibles, se acostará con todas las mujeres de la casa, excepto con su progenitora, y no quedará practica sexual sin experimentar. Acerca del matrimonio de Paulette o una buena pareja modernista, de los Vizcondes de Saint-Luc (Incontinentes) es otra de las más importantes novelas eróticas de todos los tiempos. Escrita a principios del siglo XIX, fue publicada de forma anónima y clandestina –con pie de imprenta falso, registrado en Quebec– porque por aquel entonces escribir o imprimir pornografía era ilegal en Francia. La nueva edición aparece firmada por sus traductores, padre e hija, que han elegido este apodo. El libro trata sobre las aventuras de una pareja liberal, en la Francia de principios del XIX: cambios de pareja, tríos, cuartetos y hasta un cura aficionado a la coprofilia.
Otras novelas que no deberían faltar en la biblioteca de cualquier erotómano que se precie son, a juicio de Miguel Ángel de Rus, Historia de O, de la escritora francesa Anne Descois, bajo el seudónimo de Pauline Réage; Las amistades peligrosas, de Pierre Choderlos de LaclosRelato soñado, de Arthur Schnitzler. Estas dos últimas llevadas al cine, la segunda por Stanley Kubrick en la famosa Eye Wide Shut (1999). Schnitzler y Freud eran coetáneos, ambos vivían en Viena y parece que llegaron a una misma conclusión: el deseo no es deseo de algo, sino un vacío que intentamos llenar de formas diferentes, pero que nunca lo conseguimos.

Colección Incontinente de Erotismo: http://www.edicionesirreverentes.com/incontinentes.htm  

jueves, 16 de julio de 2015

El autor ovetense José Luis Caramés Lage participa el sábado 18 en la semana Negra de Gijón, presentado por el escritor asturiano Pedro Antonio Curto

José Luis Caramés Lage, profesor Titular de Filología Inglesa en la Universidad de Oviedo durante cuatro décadas, será uno de los autores de M.A.R. Editor que presentará su libro (Asesinatos con arte) el sábado 18 de julio en la semana Negra de Gijón
            M.A.R. Editor participa por segunda vez consecutiva en la Semana Negra de Gijón en julio de 2015. Esta vez su participación estará centrada en la novela negra y en la lucha de las mujeres por sus derechos a lo largo de la historia. La presentación de las novedades de la editorial tendrá lugar el 18 de julio en la Carpa Espacio A Quemarropa. Y contaremos con la presencia como presentadores de los escritores Miguel Ángel de Rus y Pedro Antonio Curto, y de los autores José Luis Caramés Lage que presenta la novela negra. Asesinatos con arte, Salvador Robles Miras, quien presenta la novela negra. La exclusiva del asesino, Óscar Fernández Camporro, quien presenta la novela Negra Regresa a Riverthree y Montserrat Suáñez, que nos informará del proyecto Mujeres en la historia (desde la guerra mundial hasta hoy). Compartimos carpa A Quemarropa y tarde con Juan Ramón Biedma, Luis Sepúlveda, Paco Ignacio Taibo, el homenaje a Jean Françoise Vilar con Jacques Aubergy, Lourdes Pérez y Ángel de la Calle y con Pablo Bueno y Alejandro Caveda. Y además, tenemos el homenaje a Milo Manara. Un lujo de tarde.

José Luis Caramés Lage: Universidad, novela y Asturias

P.- Cuál ha sido tu experiencia en la Universidad de Oviedo en estos años
R.- Tengo la medalla de oro de la Universidad de Oviedo en la que he estado como profesor 35 años y ahora sigo como Profesor Honorífico. Aquí estudié Filosofía y Letras en la rama de Filología Inglesa. Aquí presenté mi Tesis de Licenciatura y mi Tesis Doctoral y de todo ello me siento orgulloso. Siempre tuve vocación de profesor y he tenido la suerte de dedicarme a lo que me gusta. En la Universidad de Oviedo tuve buenos profesores y buenos alumnos y me he formado, con una buena basa conseguida en la Universidad británica, como docente e investigador.  La Universidad de Oviedo es una buena institución dentro de las universidades españolas. El contexto asturiano se encuentra en declive industrial y muchos profesionales jóvenes han emigrado. Yo resiento no haber podido formar un grupo de expertos en literaturas y culturas extranjeras dentro del cual nos ocupásemos, por ejemplo, de un continente como el africano. Pero mis alumnos más brillantes no han tenido trabajo en esta Universidad y se han marchado a los Estados Unidos, Gran Bretaña, Dinamarca, Alemania, Italia, etc., en donde han llegado a catedráticos de Universidad. Es decir, la Universidad española no respalda a los equipos de investigación, salvo grandes excepciones, sobre todo en las Ciencias Humanas. En estos momentos la Universidad española ha tergiversado la planificación de Bolonia y ha metido a los alumnos, docentes e investigadores en un mar de burocracias llenas de estereotipos que han maniatado a todo el sistema educativo universitario español haciéndolo incomprensible.
  
P.- ¿Ves vivo y activo el ambiente cultural de Asturias? ¿Y su universidad?
R.- Mi respuesta es no. En Asturias no hay un diseño cultural que provenga del gobierno asturiano. Hay cosas pequeñas y muy concretas que festejan al Principado y a sus logros, casi todos bastante antiguos. No se ve una inclinación institucional hacia la cultura, aunque es verdad que se ha hecho hincapié desde hace años en la música culta. De todas formas, es una comunidad sofisticada que desarrolla facetas culturales muy ligadas a la tierra y sin muchas miras hacia lo internacional. En la Universidad no se puede decir que exista un programa cultural establecido, aunque aparezcan, de vez en cuando, manifestaciones culturales.
  
P.- En tu libro “Reflexiones para crear ideas en el futuro de los Indignados” proponías ideas y conocimientos para los Indignados. ¿Estás siguiendo la materialización de sus planteamientos en Asturias?
R.- La verdad es que no veo nivel cultural en la mayoría de la gente que protesta. Los españoles no recogemos el conocimiento de la experiencia. Parece que nuestras ideas provienen de las nubes en donde crecieron según quien hable. Pero los sentimientos, a costa de que no se emplea la razón que ha experimentado, desbordan cualquier propuesta de sentido común que se realice. Esto lo vemos en los programas de televisión en donde todos los tertuliamos hablan al mismo tiempo, se interrumpen y no escuchan. España es un país que no escucha. Lo sabemos todo y no necesitamos que nadie nos cuente historias raras. Ya las sabemos todas. Claro, con esta mentalidad, la de “todo está inventado”, sin sentido común, sin experiencia que nos lleve a la adquisición del conocimiento, sin escuchar al diferente, sin diálogo, sin ganas de aprender, por muchas reflexiones que uno pueda hacer, de poco va a servir para modificar nuestro interés egoísta y lleno de un Yo que, en realidad, aunque no cabe en ningún lugar, está vacío.
  
P.- ¿Qué siente un intelectual, un hombre de universidad como tú, al participar en la próxima Semana Negra?

R.- La Semana Negra es una de las celebraciones culturales más importantes de Asturias. Se ha mezclado con el folclore, música, la verbena, pero les funciona bien y algo es algo. Creo que el intelectual debe ser una persona con deseos constantes de aprender, lo mismo que el profesor de universidad que debe abrirse a todo lo que pueda ser un aprendizaje. La novela negra es una forma de ver la realidad de la vida, una manera de reflejar un mundo de las ideas extraño, sorprendente, oscuro, barriobajero, lleno de gentes muy descolocadas y con mucha individualidad. Pero, es una perspectiva de la vida y nada fácil de percibir.  Los anglosajones, más que nadie los británicos, han creado este tipo de narrativa negra para reflejar la situación social del siglo XIX con la Revolución Industrial y todos sus problemas. Pero, además, han estudiado a la naturaleza humana, capaz de hacer cosas muy buenas y cosas horribles. Es algo que han realizado a través de sus experiencias y creo que es un mensaje muy provechoso para todos los humanos que saben y quieren leer cosas nuevas.  De aquí que la Semana Negra sea un lugar de encuentro muy constructivo. 

miércoles, 15 de julio de 2015

BASES del V Premio Incontinentes de Narrativa Erótica, convocado por Ediciones Irreverentes


1.- Podrán concurrir al premio aquellos originales que reúnan las siguientes condiciones: Ser novelas eróticas inéditas, o libros de relatos relacionados entre sí, y estar escritas en español. Tener una extensión mínima de 100 páginas y un máximo de 200 páginas, formato DIN A-4, a espacio y medio, Times, Arial 12 ó similar, por una sola cara, sin haber sido premiadas o hallarse pendientes de fallo en cualquier certamen.

2.- El premio para el ganador será la publicación por Ediciones Irreverentes de la obra y el correspondiente pago de los derechos de autor, el 10% sobre el PVP sin IVA.

3.- El otorgamiento tanto del premio como del accésit -si lo hubiera- supone que los respectivos autores de las obras galardonadas ceden en exclusiva a Ediciones Irreverentes S.L.. todos los derechos de explotación sobre esas obras en plazo marcado en contrato. Las obras participantes deberán ser originales e inéditas en España y tener libres los derechos de edición en España,

4.- Cada autor podrá presentar un máximo de una obra, enviando una única copia con páginas numeradas, mecanografiadas, y sin la firma del autor, sustituida por seudónimo escrito en cabecera, acompañada de plica cerrada, con el mismo titulo, que contendrá nombre y apellidos, domicilio, teléfono y correo electrónico del autor (obligatorio), así como una breve nota biográfica. La obra estará cosida o encuadernada.

5.- Los trabajos se enviarán por correo (no es necesario que sea certificado) a Ediciones Irreverentes, C. Martínez de la Riva, 137, 4ºA. 28018 Madrid. Indicando en el sobre: V Premio Incontinentes de Novela Erótica. El plazo de recepción de originales comienza el día 13 de julio de 2015 y expira el día 13 de septiembre de 2015. Se aceptará como fecha válida la consignada en el matasellos del sobre. Únicamente los participantes que residan habitualmente fuera de España podrán enviar su obra por correo electrónico, enviando la obra en word y un documento de word adjunto a modo de plica, al correo edicionesirreverentes@gmail.com  

6.- Si bien buscamos obras de erotismo en general y sobre todo con calidad literaria, teniendo en cuenta la especialización que se está dando en muchos foros de erotismo, Ediciones Irreverentes apreciará especialmente relatos y novelas sobre: Confesiones, Consentidores, Dominación, Fetichismo, Infidelidad, Intercambios, Sadomaso, Sexo Virtual y Voyerismo, entre otros subgéneros eróticos.

7.- Ediciones Irreverentes formará un jurado compuesto por tres escritores. La obra ganadora será aquella que logre la mayoría de los votos. El veredicto del jurado será inapelable.

8.- El fallo será anunciado en la semana del 5 al 9 de octubre de 2015.

9.- La participación en esta convocatoria implica la aceptación de sus bases y del fallo del Jurado. No se devolverán los originales recibidos. Ediciones Irreverentes se reserva el derecho de hacer ofertas de edición a las obras que sin ser premiadas tengan calidad suficiente para su publicación.

10.- No podrán participar los ganadores de las 3 ediciones anteriores a la presente.

Bases del Premio en http://www.edicionesirreverentes.com/premios/NovelaErotica5.html 

La obra ganadora y quizá alguna de las finalistas serán publicadas en http://www.edicionesirreverentes.com/incontinentes.htm