jueves, 15 de diciembre de 2016

Presentación de "Novelas reunidas". Lourdes Ortiz destaca el estilo ágil y arrollador de Miguel Ángel de Rus e Isabel Mª Regadera los diferentes planos de lectura

De izquierda a derecha Miguel Ángel de Rus, Isabel García Regadera y Lourdes Ortiz

MAR. Editor ha presentado el nuevo libro de Miguel Ángel de Rus Novelas reunidas, en la Librería Bruma de Madrid. Presentaron el libro: La escritora Lourdes Ortiz, La periodista de Onda Madrid Isabel García Regadera y el autor. La actriz Claudia Sánchez interpretó diversos pasajes de las obras.
            La escritora Lourdes Ortiz, afirmó: “En Novelas reunidas destaca la fuerte visión personal del autor, una cosmovisión propia. El estilo ágil y arrollador de Miguel Ángel de Rus destaca sobre todo en su novela Dinero, mentiras y realismo sucio, en el que nos ofrece dos formas de ver la realidad: a través de las vivencias del protagonista, y a través de los relatos y artículos del propio protagonista que van apareciendo a lo largo de la novela. Lo novedoso de esta propuesta es que la historia nos llega a través del protagonista y de sus propias obras, con dos perspectivas diferentes. De Rus nos ofrece una visión ácida de la sociedad norteamericana de la época y ha resultado ser un anticipo de lo que sería la sociedad europea actual, que se parece mucho a la que el autor describe. Con De Rus me pasa como con Houllebecq, que escriben muy bien pero que a veces me sacan de mis casillas por su visión del mundo”.

Isabel García Regadera y Lourdes Ortiz

            Para la escritora “hay que valorar especialmente la capacidad de introducirnos a través de su mirada en ciudades como París, Viena o Nueva York, no sólo descubriéndonos rincones desconocidos, sino que nos ofrece una nueva perspectiva en la que se funden lugares, libros, música, comidas, que confirman el amor de Miguel Ángel de Rus por la tradición cultural occidental, no como algo pasado, sino como proyecto de futuro”.
            Para la periodista Isabel García Regadera: “De Novelas reunidas destaco la cantidad de lecturas, de planos, de capas, que hay en cada texto. De Rus no se queda en la anécdota de los personajes, sino que profundiza hasta lograr incitar al lector a que se plantee cuestiones en las que antes no había pensado. Es extraordinaria su mezcla de profundidad y ligereza en la lectura. Puedes quedarte en sus novelas en una primera lectura, con la anécdota, o pasar a un segundo nivel y disfrutar de los planteamientos novedosos que te ofrece sobre la realidad. O incluso ir más allá y aceptar el replanteamiento del todo que el autor te propone. De todas ellas destaco Europa se hunde, por la descripción brillante que De Rus hace de cómo el muchacho marroquí debe ir dejando a un lado a lo largo de los años sus raíces, todo sus valores, sus creencias, para poder adaptarse al mundo moderno al que ha llegado, lo cual no es sólo lo que le sucede al protagonista, sino una metáfora de las sociedades actuales, que han olvidado su historia y sus valores”.

De izquierda a derecha Miguel Ángel de Rus, Isabel García Regadera, Lourdes Ortiz y Claudia Sánchez.

Añadió que “Es Miguel Ángel de Rus un guía que nos planifica un viaje que arranca desde la más completa tradición intelectual y nos lleva hasta los destinos más inesperados. Quizá porque tras  la lectura de su obra es inevitable seguir dándole vueltas a algunos de los planteamientos que nos ha hecho. Nos deleita con metaliteratura disimulada en las páginas de sus libros, entre las vivencias de personajes. No quiero redundar demasiado en lo que otros acertadamente ya han dicho, pero lo que está claro es que estamos ante un autor con personalidad, que pone en tela de juicio sin pudor los llamados valores modernos, que invita a la reflexión sobre la necesidad o conveniencia de volver a humanizarnos, que destaca el papel de la cultura en este necesario proceso, que divierte con sus sátiras y parodias, que incluso educa o forma al lector, muchas veces desde la mordacidad. No se queda en la superficie de las cosas, ahonda, bucea hasta la apnea. Prepárense para un viaje, que de ninguna manera les dejará indiferentes”.
            La actriz Claudia Sánchez hizo una acertada y atractiva lectura dramatizada de dos textos del libro: el inicio de la nouvelle “Cuando entregarme a los hombres era la única venganza”, y el relato final que Martin White, protagonista de “Dinero, mentiras y realismo sucio”, escribe casi al final de su libro.

Primera lectura dramatizada de Claudia Sánchez, de izquierda a derecha Miguel Ángel de Rus, Isabel García Regadera y Lourdes Ortiz

Se reúnen en este volumen cinco novelas publicadas por Miguel Ángel de Rus en los últimos 20 años: Europa se hunde, la historia de un joven norteafricano que llega a España buscando fortuna y se encuentra una realidad que no esperaba, la necesidad de perder sus raíces si pretende integrarse en el nuevo mundo; Dinero, mentiras y realismo sucio, las vivencias de un crítico literario norteamericano reconvertido en estrella de la novela del realismo sucio, ejemplo de american way of life, y abducido por la fama; Cuando entregarme a los hombres era la única venganza, la afrenta que una joven parisina hace a sus padres y su novio, enriquecidos con la guerra a partir de las caída de las Torres Gemelas, una sátira sobre un mundo sin valores y en el que sólo existen los intereses; Patria, una novela breve sobre el delirio nacionalista en un territorio recién independizado, y Bäsle, mi sangre, mi alma, la recuperación de la historia del último descendiente de Mozart que establece un paralelismo entre la relación amorosa que tuvo Mozart con su prima Maria Thekla y su propia vida.

Francisco Legaz, Chema Rodríguez Calderón y Miguel Ángel de Rus




Chema Rodríguez Calderón. Vera Kukharava y Miguel Ángel de Rus


Parte del público asistente al acto se reunió al final del acto, entre ellos los escritores Francisco Legaz, la traductora Sara Sánchez Rivas, el dramaturgo Chema Rodríguez Calderón, los escritores Juan Patricio Lombera y Belén Rodríguez Quintero, y las actrices Irne Martín y Claudia Sánchez.

Fotografías de Vera Kukharava y Chema Rodríguez Calderón

No hay comentarios:

Publicar un comentario