jueves, 3 de agosto de 2017

Margarita Wanceulen habla sobre su libro El señor bambú, historias de café

P.- ¿Cómo definirías El señor bambú, historias de café, publicado por M.A.R. Editor?
R.- Hay diferentes historias de amor. Se puede encontrar el amor leal, que es el de dos personas unidas por un nexo íntimo y voluntario que se mantiene y conserva a lo largo de los años, a pesar de la herrumbre del tiempo; el amor traidor, egoísta, destructivo, si es que a eso se le puede llamar amor, claro; el amor al diferente, que supera barreras como el color de la piel; el amor a uno mismo, por qué no; el amor generoso de una madre, que no tuvo la suerte de obtener las debidas respuestas; el amor senil que ya no aspira a nada y busca tan solo un poco de buena compañía; el amor volátil, el amor de pago. Y también, por supuesto, el amor por los animales y la naturaleza..

P.- ¿Cómo ha sido para ti la respuesta de los lectores al encontrarse con tu libro?
R.- Bueno, yo pienso que este libro no pretende ser un mero instrumento de entretenimiento; por otra parte, no fue concebido tampoco pensando exclusivamente ni en modas literarias, ni en réditos comerciales. Desde mi punto de vista, precisa de una lectura sosegada, con tiempo, y una actitud participativa del lector que crea y recrea la historia también, adoptando una mirada cómplice. Algunos lectores lo han visto así; otros habrán optado por una lectura más cómoda, más lineal. En cualquiera de los dos casos, este libro ha gozado de lectores de excepción, y a mí como su autora, me ha conducido a vivir experiencias inolvidables y muy enriquecedoras. Cuando algunas personas que han leído mi libro, me transmiten que les han emocionado, me alegra profundamente, porque les has tocado un resorte muy íntimo

P.-¿Consideras que El señor bambú, historias de café ha sido un paso adelante en tu madurez como escritora?
R.- Sí, desde luego, con él he podido vivir experiencias muy enriquecedoras e inolvidables para mí, como persona. Por tanto, como la escritora y la persona vamos ineludiblemente unidas, la retroalimentación se ha producido: el bagaje de la una,  ha enriquecido a la otra y viceversa.

P.- Conociste personalmente a Ángel Boligán, autor de la portada de tu libro, y uno de los dibujantes editoriales más importantes del mundo. ¿Cómo fue la experiencia?
R.- Fue una experiencia inolvidable. Yo deseaba agradecerle en persona su gran generosidad, cediendo uno de sus dibujos para la portada de mi libro. Imagínate, nada más y nada menos que el mejor ilustrador del mundo, reconocido internacionalmente con los más prestigiosos premios. Pues allá que me fui con mi libro debajo del brazo, cuando supe  que acudiría a inaugurar una exposición suya y de otro gran artista " El Roto", en el Museo Provincial de Huelva. En la vida hay determinadas cosas que hay que hacer, y esta era una de ellas, yo tenía que agradecerle en persona su gesto, y lo único que te puedo decir es que la persona se encuentra a la altura del artista. Es una pena que su obra no tenga mayor repercusión en nuestro país, ya que a su calidad artística se une su gran conciencia social.


Compra 

No hay comentarios:

Publicar un comentario